Back to articles

El llamado 'divorcio nocturno' puede ser beneficioso para algunas parejas según sus necesidades, creencias culturas, religiosas y prácticas sociales

Safety

Dormir en el mismo cuarto pero en camas gemelas o en cuartos separados es una tendencia que se está dando cada vez más en las parejas jóvenes y de mediana edad.  Y  la práctica, llamada  “divorcio nocturno”, no está directamente ligada a problemas matrimoniales, desinterés sexual o deterioro del amor o la pasión.

“Es algo que se está dando cada vez entre las parejas por mutua decisión. Y en mi practica he visto que llegan a este acuerdo ante sus propias necesidades físicas y buenas horas de sueño”, explica la psicóloga Geny Zapata, vinculada al White Memorial Medical Center (WMMC) de Los Ángeles.

Entre las razones más comunes que la directora ‎ de Ciencias del Comportamiento del Programa de Medicina Familiar del WMMC ha encontrado, se encuentran: dormir más cómodamente ante problemas físicos, no escuchar el ronquido del compañero o la compañera de vida y el no despertar a la pareja al levantarse a diario a las 4 o 5 de la mañana para emprender la jornada laboral.

La decisión es muy subjetiva, resalta la experta en comportamiento humano. Todo depende de la pareja. Esta práctica puede ser beneficiosa para algunas parejas y contraproducente para otras.